martes, 6 de octubre de 2009

En qué Ocupamos nuestro Tiempo?

San Lucas 10:38-42

El pasaje Bíblico habla sobre la actitud de dos hermanas ante la presencia de Jesús, una presencia directa tal que no había ninguna duda de que el Maestro estaba con ellas. Martha y María, la primer de ellas trataba de hacer todas las cosas que correspondían para que Jesús y sus discípulos pasen un buen momento en su casa. María nomas se sentó a los pies del Señor y escuchaba con atención las enseñanzas del Maestro.

Martha reclamó por ayuda, pensó que sus hechos deberían ser soportados por Jesús, sin embargo de una situación tan diaria Jesús sacó una enseñanza tan profunda. Martha escogió los afanes de este mundo y María escogió sentarse a los pies del Señor. Puedo escuchar a los detractores de la Palabra del Dios decir que esto es casi una inocentada, que las personas tienen obligaciones y quehaceres cuya responsabilidad es necesaria llevar adelante y que estar solamente meditando es casi una irresponsabilidad.

Puedo en parte compartir esa percepción porque si es verdad que somos extremistas en el sentido de que luego nos utilizamos el tiempo de alabanza y meditación como una excusa, queremos que crezca en donde no se ha sembrado y que llueva en el desierto. Los Milagros Dios los utiliza para demostrar su poder ante lo que nuestros ojos miran como imposible, pero nunca para premiar la irresponsabilidad y la holgazanería.

Mi hermano, en qué ocupas tu tiempo, que tan cerca de tu Dios estas, a la hora del recuento final cómo se verán tus hechos delante de Dios, le pedirás la Maestro ayuda para terminar tu función delante de los hombres y El premiará tu dedicación al Servicio de su Ministerio. Sabes por qué estas en esta vida, cual es la razón de tenerte en este Mundo. Antes de ir a dormir, reflexiona de tus horas del día en qué las gastaste, a quién serviste, donde invertiste tu tiempo. Con las respuestas que encuentres podrás saber si estas dentro de la Voluntad de Dios. Si no es así, arrodillate delante de tu Padre y pídele ayuda, deja tu carga delante de Él y le hará de tu vida un olor fragante delante de Dios.

Que Dios te Bendiga!
:) LG